Tres tragedias en tres canciones

19/09/2020 04:54 p.m. 

Por: Evaristo Mestra Martínez*

En el mundo de las canciones, los compositores y compositoras encuentran todos los pretextos para expresar sus sentimientos, emociones y experiencias. Las canciones pueden ser alegres, tristes, dolorosas, en fin, es toda una carta abierta para que el autor contagie y se vincule con personas y hasta con naciones.

Una de las mayores expresiones de las canciones es la tragedia, generalmente provenientes de desamores y desengaños; estos contenidos pueden provenir de adultos y hasta niños. Se cuenta que el  cantautor mexicano  Juan Gabriel compuso letras de canciones a los 10 años, otros lo hacen en la adolescencia o en la vejez, por lo que nunca hay es edad para componer; sólo se necesita la oportunidad  vestida de un pretexto.

En esta ocasión trataremos a tres flamantes compositores latinoamericanos que dejaron su sello  por la calidad de sus canciones, las cuales aún siguen vigentes, y el hilo conductor entre ellos es la tragedia manifestada de diferentes maneras.

La tragedia en clave de lamento: El primero es el célebre autor Rafael Hernández Marín, nacido en Puerto Rico en 1892 y prolífero compositor de más de 2.000 canciones entre las que sobresalen: Cachita, Cumbanchero, Campanitas de cristal, Capullito de alelí, Perfume de gardenia, El pañuelo, Llora corazón, entre un millar de éxitos. La tragedia de Rafael Hernández se refleja en Lamento borincano, su éxito ícono que ha contaminado de solidaridad a campesinos y todo lo considerado proletariado en América Latina y México.

Los hechos referidos en  Lamento borincano  son de diferente índole. Uno es la lamentable situación económica  del archipiélago puertorriqueño, que coincide con dos momentos trascendentales como los estragos del huracán San Felipe en 1928 y la depresión económica de los Estados Unidos de la década de 1930. Se adiciona también la nostalgia de Hernández por su lejanía a su terruño, debido a que se encontraba residenciado en la ciudad de Nueva York. Biógrafos del compositor indican que Rafael Hernández, como muchos compatriotas borincanos, apenas estaba  acostumbrado al nuevo estatus político de su tierra, debido a que el conjunto de islas conocido como Puerto Rico, fue  tomado como territorio de posesión por los Estados Unidos desde el 25 de julio de 1898. Con estos hechos Rafael Hernández  confabula sus ideas en Lamento borincano, haciendo un llamado  a la solidaridad que se extendió por toda América. Lamento Borincano puede decirse que es el himno de los pueblos oprimidos; otra canción del mismo autor de corte nacionalista es el Buen borincano.

La tragedia con cara de mujer: El maltrato físico y psicológico a las mujeres lo contempla el afamado compositor  Senén Suárez Hernández, nacido en Cuba en el año 1922. Senén, además de compositor fue intérprete de guitarra y tres; arreglista y escritor; entre sus composiciones se conocen, la Sopita en botella, Reina rumba, los Pregones de San Cristóbal, la Esquina del movimiento, Soy campesino, Bendita imagen, Muñeca adorada, Te engañaron corazón, entre otros.

La tragedia a mostrar por Senén se origina por una canción    del músico Alberto Zayas, quien había compuesto el guaguancó  El vive bien,  cuya letra decía: “Y cuando te pongas bella y vengas de la cocina y me traigas la cantina y la sopita en botella, te diré que eres mi estrella y que yo… Senén, indignado por el machismo y lo denigrante contra la mujer, respondió rápidamente con la sopita en botella: “Oye mi socio, no esperes que yo te lleve esa sopita en botella, ni que te compre ese pardo, ni que te dé esa mesada… no esperes mi socio, esa sopita en botella eh, se te fue la cocinera ya tú no puedes con ella. No esperes mi socio… Celia Cruz hizo doblemente inmortal la canción a través de las  interpretaciones majestuosas con la Sonora Matancera y  el dominicano Johnny Pacheco.

Sopita en botella o sopa en botella, revive los constantes maltratos a que se ven sometidas las mujeres, hecho no superado, por lo que Sopita en botella es menester recordarla.

La tragedia de un amor que nunca fue amor: Don pedro Flores  Córdova nació un 1894 en San Juan, Puerto Rico; compositor de numerosas canciones como Toma jabón pa’ que te laves, el Jilguero, Perdón, Esperanza inútil, Bajo un palmar, Obsesión, ¿Qué te pasa?, ¡Ay, qué bueno!, Borracho, no vale, Sin bandera, Se vende una casita, Venganza, Amor perdido, Despedida, Celos, Linda, Si no eres tú, Qué extraña es la vida, Margie y Querube. El maestro Flores nunca supo tocar un instrumento musical ni tuvo formación para escribir o leer notas musicales; sin embargo se le considera un poeta del amor.

Daniel Santos, curtido cantante boricua e integrante de afamadas agrupaciones del Caribe como la Sonora Matancera, El Cuarteto Flores, los Jóvenes del Cayo, y otros, refiere la tragedia de don Pedro con un amor. Cuenta que en Santo Domingo, República Dominicana, una tarde el maestro se sentó a descansar en un parque y vio a una hermosa joven que le llamó la atención, fue un flechazo de amor; pero la joven estaba acompañada por una chaperona quien se dio cuenta de las malas intenciones del viejo y se la llevó rápidamente. Don Pedro por días estuvo buscando la casa de la joven y logró ubicarla; sin embargo lo atendió la chaperona y le dijo que su supuesta enamorada había viajado a Nueva York.

Lleno de desilusión y en el mismo parque, se derrumbó en su tragedia  por un amor imposible; aunque Pedro Flores nunca supo el nombre de la agraciada joven, nunca le pudo hablar y jamás la conoció; su sola presencia en una tarde tropical  quisqueyana bastó para la inspiración de uno de los boleros más hermosos y famosos: Linda, que fue el nombre imaginario que le colocó a esa musa, y de las numerosas interpretaciones me gusta la de Daniel Santos, el ‘inquieto anacobero’ y la del bolerista de América, Felipe Pirela.

*Miembro del Colectivo Emisora virtual salsanroque

4 comentarios en “Tres tragedias en tres canciones”

  1. Interesante y entretenido artículo. Resulta ilustrativo conocer el motivo o circunstancias que dieron origen a un tema musical famoso aunque, evidentemente, las historias no siempre tengan final feliz.
    Enhorabuena, Play Noticias y Evaristo Mestra!
    Continúen así!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *