De Panamá a Nueva York: el camino en que casi se nos pierde Rubén Blades

20/11/2020 11:42 a.m. 

Evaristo Mestra Martínez* Colaborador especial

La vida no es nada fácil para los cantantes de salsa; alcanzar el éxito siempre ha sido esquivo e iniciar siempre está lleno de barreras, los persistentes alcanzan los sueños, muchos desisten. Rubén Blades no es la excepción.

El artículo está pensado para que conozcan la primera parte de la vida musical del cantautor panameño, una etapa desconocida para muchos y para Blades un oscuro momento que siempre lo tuvo oculto por su marcado fracaso musical. Nos referimos al primer álbum grabado por el artista,   -De Panamá a Nueva York-  en 1970. También es un homenaje a los programadores musicales de Barranquilla que lanzaron un disco de un desconocido sin ningún  interés económico, y se hace extensivo a los  salseros de todos los tiempos por acoger a una producción musical que fue un fracaso en Nueva York, Panamá y  Puerto Rico.

Una descarga caliente: En 1969 en plena caída del  ‘boogaloo’, entendido  éste como la  combinación    de ritmos afros, cubanos  y soul estadounidense,   donde lo atractivo eran sus interpretaciones vocales  simultaneas  tanto en inglés como en español. En este panorama  aparece Rubén Blades en Nueva York, un jovencito de 19 años procedente de Panamá, que  llegó exiliado  por motivos políticos.

“La vida no es nada fácil para los cantantes de salsa, alcanzar el éxito siempre ha sido esquivo e iniciar siempre está lleno de barreras, los persistentes alcanzan los logros soñados, muchos desisten. Rubén Blades no es la excepción”

Cargado con una maleta de canciones y de ilusiones, es recibido por Francisco Morris Sperlman, “el legendario  Pancho Cristal” a quienes los melómanos y salómanos le dan un papel protagónico del impulso del son, el chachachá, el mambo y la pachanga a través de los sellos Alegre Records y Tico. Se anota que por las manos de Cristal pasaron una decena de estrellas de la salsa como Pete Rodríguez,  Ricardo Ray, Eddie Palmieri, La Lupe, Cortijo e Ismael Rivera.  Los biógrafos  coinciden que desde el istmo,  Pancho Cristal tenía en su radar a  Blades, debido a que  lo había escuchado en el combo los Salvajes del ritmo, por eso el ‘first sight’  era  inminente.

Pancho Cristal pone a disposición el sello Alegre Records y a la orquesta de Pete Rodríguez, los arreglos musicales  estuvieron a cargo del célebre  Lino Frías, pianista de la otrora  Sonora Matancera, produciéndose así el  álbum musical   De Panamá a Nueva York.  Este álbum, en términos comerciales fue un fracaso, no se vendió ni se escuchó por la radio.  Refiere Blades que en Panamá no le creyeron que había grabado un disco y en el istmo estando un día solo escuchó por una emisora de onda corta de Barranquilla el tema ‘Descarga caliente’, jocosamente   contó a sus amigos y nunca le creyeron que su música sonaba en las emisoras. En el fondo, Rubén sabía que la oportunidad se había desaprovechado.

La historia del panameño siempre ha sido de contrastes musicales; muchos creen que Blades aparece con Pedro Navaja en 1978, otros consideran que fue en 1977 con Plantación adentro; lo cierto es que mucho antes,   grandes orquestas ya habían grabado composiciones del autor como: Ricardo Ray con Guaguancó triste, el conjunto Candela con Amor pa qué, Cipriano Armenteros con Ismael Miranda. También fue corista de la orquesta de Ray Barreto en el éxito Guararé  o Pastorita.

La constancia en Nueva York: Por 1976  y oficiando como empleado de logística de los estudios Fania, se presenta inesperadamente  la segunda oportunidad: en el homenaje a  la partida de Tito Rodríguez  que le hacía la Fania All Star, Justo Betancur  (el cantante de Pa bravo yo) faltó a la grabación y Rubén fue llamado para que supliera la necesidad  e interpretó magistralmente  ‘A los Muchachos de Belén’, siendo el jonrón  de ese Long play, a pesar de que  el tema y el cantante  eran el relleno del álbum.  Si bien el éxito fue una sorpresa para el equipo Fania, puesto que nunca albergaron esperanza alguna con Rubén. En cambio,  para los salseros de Barranquilla, Cartagena y Santa Marta  durante mucho tiempo esperaban  que un  día muy cercano Blades  alcanzara el  firmamento de la salsa. Después vino toda la avalancha de la salsa cotidiana o intelectual.

“Descarga caliente describe agrestemente el sufrimiento del campesino  panameño y no se conforma con describir cómo vive,  sino cómo sobrevive en una vida hostil y desesperanzadora”

Volviendo a los inicios desconocidos del artista, curiosamente en Barranquilla (situada en el Caribe a casi 1000 kilómetros al norte de Bogotá), el álbum  De Panamá a Nueva York se escuchó  en 1970 y los temas que pegaron fueron:  La muerte de Juan González y Descarga caliente.  Juan González describe la vida de un guerrillero o bandolero que se asemeja el Che Guevara; cabe destacar que Blades también cuenta la historia de otro bandolero panameño del siglo XIX, estilo Robín Hood, llamado Cipriano Armenteros, historia recreada musicalmente en dos versiones por el ‘Niño bonito de Puerto Rico’, Ismael Miranda. La muerte de Juan González  no se encuentra dentro del repertorio de canciones que se interpretan en los conciertos. Coincidencialmente  sucede lo mismo con el tema Los Americanos del cantautor argentino Piero.

Al ser Blades un  desconocido, se creyó que el intérprete  de Descarga caliente era Pete   Rodríguez. Desde  su primer álbum musical el panameño mostró su impronta y personalidad musical al distinguirse de los otros soneros, línea a la que siempre le apostó. Descarga caliente describe agrestemente el sufrimiento del campesino   panameño, y no se conforma con describir cómo vive  sino cómo sobrevive en una vida hostil y desesperanzadora.

…Yo trabajo pa’ mi dueño/ decía en su canto el montuno/ y en el mundo no hay ninguno/ que en mi pueda encaramarse,/ soy mi propio mayoral,/ no le rindo cuenta nadie/ y a quien trate de obligarme,/ conversa con mi puñal… (una estrofa de Descarga caliente).

Macondo y Blades: Un tinte de realismo mágico tiene la relación Blades-Barranquilla; cuando  su manager refirió que el cantautor preguntó sobre cuál era el disco que más gustaba al público para complacer al auditorio y le dijeron que era Descarga caliente, se abismó  porque desde su grabación en 1970 nunca lo había cantado y se sorprendió aún más cuando vio que más de 20 mil personas coreaban  la canción. Es decir que después de 45 años, por fin Rubén se apropió de Descarga caliente, esto en el marco de los carnavales de 2015.

“el álbum De Panamá a Nueva York  aparece por fin  en su discografía y públicamente agradece a los barranquilleros que creyeron en un desconocido”

Son varias las hipótesis que pueden explicar el fracaso del primer álbum de Blades. Una está relacionada con la irrupción del sello Fania en ese lapso de tiempo; otra es el crecimiento artístico de binomios como el de Pacheco y el Conde,  Willie Colón y Héctor Lavoe, Ricardo Ray y Bobby Cruz, las bandas de los Hermanos Lebrón y del mismo Ray Barreto;  también se puede sumar el escaso apoyo comercial, de lanzamiento y  difusión  de Alegre records;  se suma el monopolio musical de las prácticas perversas y monopolistas  de los estudios Fania, que lograron la aniquilación de grandes bandas y combos como los de Johnny Colón, la Flamboyán de Frankie Dante, Wayne  Gorbea, Joe Pastrana, Johnny ‘El Bravo’ López, entre otros.  Si bien todo  cae en el plano de la especulación, lo único cierto  es que Descarga caliente pegó como éxito y desde 1970 se ha escuchado en los estaderos bailables como La Troja, El Boricua, El Taboga, El Junior, La Cien, La Charanga, María la O, La Casa de paja y muchos otros; además, en los ‘pickup’ como El Coreano, El Solista, El Gran Pijuan, y El Ray Estéreo, entre otros; en las emisoras de AM y FM, y lo más gratificante es que los jóvenes de hoy también la disfrutan. Se sospecha que el álbum entró a Barranquilla por los marineros que llegaban al puerto cargado de LP’s y que hábilmente repartían a los estaderos, discotecas y a las mismas emisoras.

Otros temas musicales no salseros, corrieron con la misma suerte de triunfar únicamente en Barranquilla, se trata de la ‘Ley de la Tierra’ del grupo estadounidense  Temptations  o el Waka waka del grupo camerunés  Golden Sounds.  ¿Es coincidencia o son eventos macondianos propios de Barranquilla?

Actualmente Rubén ha vuelto a presentar Descarga caliente en sus shows en vivo; el álbum De Panamá a Nueva York  aparece por fin  en su discografía y públicamente agradece a los barranquilleros que creyeron en un desconocido y que 50 años después, Descarga caliente es una de las canciones  que más se escucha en las rumbas y en las emisoras, evidenciando con esto, que Rubén Blades no se perdió en el camino a Nueva York.

*Miembro del colectivo Emisora virtual  salsanroqueonline

7 comentarios en “De Panamá a Nueva York: el camino en que casi se nos pierde Rubén Blades”

  1. El camino de la musica no es fácil, la constancia y perseverar es definitivo.Buena historia que no conocía, me encanta Rubén Blades y sin lugar a dudas uno de los grandes de la salsa.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *