El dólar sigue bajando. En Colombia cerró la semana por debajo de los $4.200

155

Este viernes -12 de agosto- el precio del dólar en Colombia mantuvo la tendencia a la baja con la que comenzó el día y perdió más de 50 pesos, en una jornada por la pasividad de los mercados, en la que los inversionistas se concentraron en la recogida de los dividendos que lograron a lo largo de esta semana.

De acuerdo con la Bolsa de Valores de Colombia, esta divisa cerró con un último precio de 4.166 pesos con 66 centavos, 65 por debajo de los registros de cierre de ayer jueves, cuando quedó en 4.231 pesos, afectado, entre otras cosas, por la caída de los precios internacionales del petróleo.

Así mismo, la moneda estadounidense manejó un precio promedio de 4.187 pesos con 84 centavos, 43,61 por debajo de la Tasa Representativa del Mercado que estaba fijada para hoy por la Superintendencia Financiera de Colombia en 4.231 pesos con 45 centavos; dejando claro que esta fue una semana de constantes bajas.

“Esta fue una semana de mercados con algo de calma; sin embargo, con algo de rebote luego del optimismo generado por los datos de inflación en los Estados Unidos, que si bien dan un respiro a los inversionistas y dan algo de confianza, por ahora son un punto de partida y toca estar pendientes de los anuncios que se hagan desde la Fed en las próximas semanas”, dijo Juan Eduard Nates, analista de Credicorp Capital.

En otros valores de esta jornada, el valor máximo registrado por el dólar en esta sesión previa al fin de semana fue de apenas 4.221,11 pesos; con el que no supera su valor de apertura, mientras que el mínimo alcanzó caer hasta los 4.157 pesos.

“Básicamente lo que estamos viendo es un rebote, con el que por ejemplo el peso mexicano se acerca nuevamente a los 20 pesos, que fue el soporte que había roto, para el peso chileno, se rompió la barrera de los 900 y cae hasta los 880, el real brasilero había roto el 5,10 y ahora está rondando el 5,12 y en el caso del peso colombiano, aunque teníamos cierto atraso, por fin rompimos el 4.300″, agregó este experto.

Todo lo que sucede en el mundo económico debe ser entendido como una cadena de acciones y reacciones relacionadas entre sí. Nada sucede sin generar efectos en otros sectores y un ejemplo de esto se ha visto recientemente con la volatilidad de los precios del dólar, la inflación y la crisis, que hizo temer a muchos por una recesión económica en los Estados Unidos.

Basta con que el dólar suba para que se aprieten aquellos que viven de las importaciones, o que baje, para que (caso contrario) empiecen a sufrir los empresarios cuya estabilidad depende de las exportaciones. Es por esto que los bancos centrales velan porque siempre esté todo en un punto medio.

Según la última encuesta de opinión del sector, de acuerdo con el más reciente reporte de Andemos (Asociación Nacional de Movilidad Sostenible), el 95 % de los empresarios prevé que los precios netos de venta de vehículos nuevos tenderán a seguir subiendo. Lo anterior ha promovido un incremento en la demanda y valorización de los carros usados.

Entre tanto, el Registro Único Nacional de Tránsito (Runt) informó que, para el cierre del 2021, Colombia tuvo una cifra histórica en la venta de vehículos usados, con un aumento del 57 %, de manera tal que, por cada carro nuevo vendido en el país, se comercializan de tres a cuatro usados.

Según explica Andemos, el mercado de los vehículos en Colombia, tanto para venta de automotores, como en el mercado de las autopartes, es importado casi en su mayoría, por lo que una disparada en las divisas como el dólar impacta directamente en el precio al consumidor.

“El aumento del dólar afecta el precio de los vehículos nuevos, los usados y los precios de los repuestos e insumos de las ensambladoras”, explica este gremio que a su vez recuerda que, aunque este efecto puede no ser inmediato, generaría en el futuro más inconvenientes para la producción y comercialización de los carros nuevos, lo que seguirá incrementando sus precios.

Adicionalmente, con la subida del dólar y la depreciación del peso colombiano, de acuerdo con la explicación del Banco de la República, se incrementa el costo de las importaciones y suben los intereses de financiación. Esto seguramente generará dificultades en la entrega de los carros nuevos, potencializando así el mercado de los usados, lo que ha producido una mayor demanda en esta parte del sector, y en consecuencia una mayor valorización.