Investigar, un viaje a la selva

93

Ensalada de arte: Poesía, meditación y periodismo en el momentum investigativo.

Por Angie Marcela García*

El concepto que he creado de investigar es el acto profundo de ver el cielo interno y viajar en el tiempo analizando sus riquezas y sus mentiras.

Para el diccionario de la Real Academia Española, investigar es experimentar de manera sistemática para tener más conocimientos de un tema. Y ¿Qué es el conocimiento? Para mí es un documento insertado en nuestro disco duro que hemos inhalado con el perfume de las letras a través de un libro, o la visita a otro universo como es escuchar a otra persona.

Según Vyhmeister (1989), investigar es buscar la verdad (la única es la del Creador), las personas son limitadas de manera que las deducciones no pueden ser un veredicto, porque el mundo es cambiante.

Y te comparto que la investigación es como ir a la luna cien veces, la primera vez te da miedo, la segunda terminas jugando con pelotas y tranquilamente descubres lo que buscas, pues ten presente que es un constante ejercicio de sorprenderse, soñar, jugar y amar a medida que lees, ves, escuchas o repites un proceso.

Para investigar un tema lo primero que hay que hacer es leer en las mejores fuentes como Google Académico, estudios científicos, páginas o blogs educativos, opiniones de expertos en escritos, documentales, videos creativos, entrevistas, etc. A medida que te vas adentrando en ese río de forma natural y sin afanes, vas haciendo sinapsis y tu mente se va abriendo.

Es importante que en la naturaleza de ese ritmo melódico y poético le des vida a tu concentración, puedes encontrar ideas u oportunidades para alguna área de tu vida.

Te recomiendo el silencio en la lectura, para que asimiles lo nuevo de forma segura, también puedes deleitarte escribiendo o resaltando las ideas más relevantes del tema, así como nuevos conceptos, descubrimientos, tendencias y haz mapas mentales.

En la observación y análisis de campo, si, por ejemplo, estás investigando sobre temas polémicos como la religión o la política, es necesario que seas neutro, puedes profundizar, pero sin preferencias absolutas, puesto que, decir que no va tu opinión en tu trabajo, es una falacia.

Y ¿Cómo puedes observar? Se trata de ver más allá de lo que todos ven soltando aquello que te impide ser libre. Para observar se requiere de un talento especial de bucear en todos los caminos sin dejarse afectar, puesto que, al estresarse, ya no se piensa, sino que se sufre por los problemas del mundo.

Recuerda que, si observas con calma, grabarás y escribirás detalles que sean clave para tu investigación.

Investigación Profunda Responsable (IPR)

El desastre en la investigación.

Ahora viene el momento de subirse a la barca y navegar solo con la luz de la luna, porque en su silencio se hallan profundas respuestas.

En esta dimensión nos podemos sentir de dos formas: emocionados porque nos ha gustado el tema y queremos saber más para volvernos expertos e incluso consultores, o sencillamente preocupados porque es un tema muy delicado en el que hay riesgos y peligros.

De modo que, allí hay una decisión (cerebro racional) que trabaja junto con las emociones (cerebro límbico), y para ello te doy las siguientes recomendaciones: respira profundo y escucha tu cuerpo, si estás con ansiedad y no te gusta lo que estás haciendo, para, pero, si te gusta aunque te de miedo, entonces debes ser resiliente (extraer una oportunidad en esa crisis), puesto que, cuando hallamos datos que han estado ocultos durante mucho tiempo, es doloroso y da temor asimilar la idea de que es momento de revelar esa verdad.

Por otro lado, recuerda medir y analizar cuáles fueron tus mejores herramientas, experimentos y estrategias, como gestionaste el tiempo y de qué forma dominaste las objeciones para que en la siguiente investigación desarrolles mejor tus habilidades en el proceso y por ende, obtienes resultados exitosos.

Todo en la vida se trata de estrategias

Si tu investigación es una denuncia política o de cualquier temática estructural donde tu vida corre peligro, es mejor unirte a una unidad investigativa o publicar desde el anonimato (siempre analiza los pros y contras), pero, te aseguro que si ese artículo es una verdad que le salva la vida o les resuelve un problema a muchas personas, debes hacerlo.

En resumen, investigar es ponernos las botas y caminar en el verde monte sin que este nos devore.

Escritora Dulce escribe para sanar.

*Angie Marcela García, Escritora Dulce. Comunicadora social y periodista de la Universidad Autónoma del Caribe, escritora, poeta y estratega digital. Publicó tres poemas en el libro ‘La vida es bella’ de El Festival de Cine de Bogotá y Editorial Escarabajo. Actualmente, trabaja como copywriter y escritora fantasma en su emprendimiento Starmind (asesorías académicas). Publicó su primer libro ‘Dios hace yoga’ en Amazon.