“El talento no es innato, sino que se construye”: Agustín Garizábalo, cazatalentos del Deportivo Cali

3540

*Este trabajador del fútbol tiene unos conceptos claros y definidos sobre los factores que influyen y pueden ser determinantes la hora de forjar un buen jugador. *Garizábalo ha conseguido para el Deportivo Cali más de una docena de figuras de trascendencia internacional.

 Por GERMAN AGÁMEZ

Agustín Garizábalo ha estado vinculado al fútbol aficionado del departamento del Atlántico desde hace más de tres décadas y hoy muestra un importante número de resultados como formador, orientador y veedor de jóvenes futbolistas en nuestro medio.

Desde hace 24 años, Garizábalo está vinculado al club Deportivo Cali, una de las instituciones más importantes y respetadas en el fútbol profesional colombiano. “En el Cali, inicialmente arranqué como veedor, luego pasamos a ser cazatalentos y hace dos años nos determinamos cazaproyectos”, explica Garizábalo haciendo un muy breve resumen de su vinculación con el cuadro azucarero.

Este trabajador del fútbol tiene unos conceptos claros y definidos sobre los factores que influyen y pueden ser determinantes la hora de forjar un buen jugador. “El talento no es innato, sino que es una construcción; es un resultado producto de una condición que trae el joven y que se puede definir como una habilidad especial; a esa cualidad le debemos sumar carácter, trabajo, disciplina y competencia. Luego, en la alta competencia tu tienes que demostrar que tienes talento. Para mí ese es el talento”, asegura.

Agrega Agustín, “si uno tiene 5 proyectos de los cuales llegan dos y triunfan en el fútbol profesional, esos que triunfaron son los talentos, los demás fueron proyectos que no se consolidaron”, explica. Por otra parte, y acerca del término “descubrir”, Garizábalo sostiene que, “descubrirlo es todo el proceso; desde el momento en que tu empiezas a ver al jugador, después cómo lo apoyas, cómo lo intervienes, cómo va creciendo y finalmente cómo muestra en la alta competencia que es más que los que están a su alrededor”.

En Colombia, pocos veedores o ‘scouts’ de figuras pueden mostrar el palmarés de Agustín Garizábalo en cuanto a jugadores recomendados para formar parte de instituciones reconocidas de nuestro fútbol profesional: “Los jugadores que he recomendado y que más trascendencia han tenido, obviamente por que estuvieron en selección colombiana de mayores, son: Abel Aguilar, Freddy Montero, Felipe Pardo, Rafael Santos Borré, Luis Muriel, Alexis Pérez, Andrés Felipe Roa, Gustavo Cuéllar y Michael Ortega. En este momento hay una camada de siete u ocho jugadores que están en el Deportivo Cali. Vamos a ver qué pasará con ellos”, indicó.

Agustín Garizábalo posando en el estadio Romelio Martínez con Rafael Santos Borré, Luis Muriel y Gustavo Cuéllar. Foto: colombia.as.com/

En sus 24 años como trabajador del Deportivo Cali, Garizábalo tiene todo tipo de anécdotas y experiencias. Cuando le preguntamos dónde están los jugadores que el anda observando y siguiendo, nos dice: “Algunos en una selección Atlántico, otros en clubes aficionados. Eso significa que alguien los vio primero; entonces uno es quien hace el contacto entre ese equipo aficionado y el club profesional; aunque algunos consideran que uno es quien descubre, más bien yo pienso que, uno es el puente entre la rama aficionada y la rama profesional. Por ejemplo, son solo dos jugadores que he impulsado y que no llegaron a través del Cali; uno es Juan Guillermo Cuadrado que estuvo en el Cali durante 6 meses, pero no salió por Cali y el jugador Daniel Ruiz quien apareció en Fortaleza y terminó en Millonarios”.

Garizábalo trabajó mucho tiempo como seleccionador de la Liga de fútbol del Atlántico, además, con el club aficionado Llantería Muñoz y con la Escuela Barranquillera de Fútbol. “Hace más de 15 años que estoy dedicado exclusivamente a mi labor de cazatalentos para el Cali. Realmente no es tanto lo que uno hace, sino lo que uno representa en el medio; la gente me ve como una persona que está vinculada a una institución tan seria como el deportivo Cali y que tengo ese vínculo, entonces hay que hacer mucha gestión de acompañar al jugador y también a su familia y orientarlos para que mejoren algunas cosas antes de que uno pueda decir: ‘este es el hombre’”. Agrega el cazatalentos que, “la labor del veedor es parecida a la de un jardinero y cultivador. Es como estar en una especie de jardín cuidando unas plantas y uno dice por ejemplo: está puede dar fruto, esta está creciendo, pero mientras tanto hay que seguirla acompañando”.

Finalmente y a manera de consejo para jóvenes que empiezan este difícil deporte, al igual que  para entrenadores y dirigentes, acerca de cómo formar un futbolista de alta competencia, Agustín Garizábalo dice: “Yo creo que hay que montar un plan; todas las cosas en la vida se consiguen en silencio y con paciencia, pero uno tiene que tener un plan o proyecto y decir, tenemos una meta que es llegar al fútbol de Europa, por lo tanto, tenemos un propósito que puede ser, dependiendo el caso, mejorar el peso, mejorar la alimentación o mejorar la forma de entrenar”. Agrega el veedor, que este debe ser un plan personal individual de cada futbolista; no es comparable con los demás sino consigo mismo. “Preguntarse, por ejemplo: ¿qué pasó el año pasado? ¿cómo comencé en enero y cómo terminé el diciembre? Lo que no se puede medir, no se puede mejorar, dicen los expertos. Evaluar si fuiste campeón o no, pero si fuiste campeón, ¿qué tanto mejoraste tú? ¿qué tanto mejoró tu peso, tu comportamiento? Si eras una persona que cogía rabia fácilmente o ya no. ¿Cómo son tus relaciones con las otras personas? o si eres alguien que se desordena jugando. Si todo eso lo vas mejorando, tú puedes decir: me he acercado un poco lo que yo quiero; los objetivos se van consiguiendo y esos objetivos algún día me van a llevar a esa gran meta que tengo”, concluyó