China aumenta su estrategia de aplicar pruebas anales de coronavirus

27/01/2021 06:50 p.m.

*El método implica la inserción de un hisopo de algodón empapado en solución salina de unos dos a tres centímetros en el ano para luego analizar la muestra y detectar rastros activos del virus

China está intensificando los esfuerzos para neutralizar el coronavirus a medida que nuevos brotes desafían su ya estricta estrategia pandémica, con otra arma agregada a un arsenal de restricciones fronterizas, pruebas masivas y bloqueos duros: hisopos anales.

Si bien no existe una política nacional sobre el uso de la técnica, algunos residentes en las regiones del norte de China, donde han surgido más de 1.700 casos, han sido sometidos a los hisopos sin previo aviso. El método implica la inserción de un hisopo de algodón empapado en solución salina de unos dos a tres centímetros en el ano, y luego se analiza la muestra para detectar rastros activos del virus.

Más de 1.000 escolares y maestros en Pekín recibieron hisopos anales, de garganta y nariz la semana pasada, junto con una prueba de anticuerpos separada, después de que se detectara un caso de virus asintomático en el campus, según funcionarios locales.

El lunes, a los pasajeros de un vuelo desde Changchun, la capital de la provincia de Jilin, a Pekín, se les dijo que desembarcaran después de que los funcionarios descubrieron que había alguien de un área considerada de alto riesgo para la transmisión del virus a bordo. Luego fueron conducidos a un hotel donde los trabajadores de la salud tomaron muestras de la nariz y el ano, aseguró un pasajero que pidió ser identificado solo por su apellido, Wang.

Pruebas obligatorias

A algunas personas que llegan a Beijing también se les pide que se hagan hisopos anales, y un viajero que llegó de Hong Kong hace unas semanas explicó a Bloomberg News que le dijeron que se hiciera el hisopo ella misma mientras estaba en cuarentena obligatoria en un hotel. La persona, que no quiso ser identificada por motivos de privacidad, también tuvo que someterse a tres pruebas de nariz y garganta, una prueba de sangre y su habitación de hotel fue examinada dos veces.

Test más precisos para detectar asintomáticos

El uso de la nueva técnica de detección se basa en la investigación de que los rastros del virus que se encuentran en el ano pueden durar más que en el tracto respiratorio, dijo Li Tongzeng, subdirector del departamento de enfermedades respiratorias e infecciosas del Hospital You An de Beijing en una entrevista con televisión estatal la semana pasada. Los hisopos anales podrían ser más precisos que las pruebas de garganta y nariz, especialmente para detectar casos asintomáticos, dijo, y agregó que solo se usaban en grupos en riesgo, incluso en sitios de cuarentena.

Aún así, no hay evidencia de que la transmisión del virus sea más común entre los pacientes que dan positivo en el área del ano, y no se han realizado frotis anales en otros lugares que hayan logrado casi la eliminación del patógeno, como Nueva Zelanda.

Desde que sofocó su brote original en la ciudad central de Wuhan el año pasado, China ha montado un dispositivo implacable para erradicar el coronavirus dentro de su vasta población, a menudo desplegando recursos y poderes que no serían viables o incluso permitidos en otros países.

Si bien las naciones occidentales como los EEUU Y el Reino Unido todavía buscan dar con las pruebas de virus adecuadas, China no solo está probando poblaciones enteras de ciudades cada semana, sino también millones de importaciones de alimentos congelados y los contenedores en los que llegan todos los días para detectar rastros diminutos del patógeno.

Brotes bajo control

Ese celo, impulsado en parte por los funcionarios del gobierno local preocupados por las repercusiones en caso de que sus ciudades se conviertan en el próximo Wuhan, ha funcionado para mantener los brotes bajo control, pero algunos expertos están cuestionando el uso de técnicas como el test anal. Hasta ahora, parece que solo se usa de manera constante en el norte, incluida la capital.

Los científicos han descubierto que algunos pacientes con covid-19 tienen una infección viral intestinal activa y prolongada, incluso si no manifiestan síntomas gastrointestinales. Para esas personas, las muestras de heces a menudo dan positivo incluso una semana después de que sus muestras respiratorias hayan resultado negativas, indicaron investigadores de la Universidad China de Hong Kong.

Efectividad de los hisopos

Si bien se necesita más investigación para determinar la efectividad de los hisopos anales, las pruebas de heces se han «infrautilizado enormemente» en la pandemia, dijo Francis Chan, decano de la facultad de medicina de la universidad y director de su Centro de Investigación de Microbiota Intestinal. El virus todavía se estaba replicando activamente en las heces de al menos la mitad de los participantes del estudio después de haberlo eliminado de sus pulmones, dijo.

La capacidad de China para soportar la interrupción de los negocios y la vida cotidiana en su feroz lucha contra el coronavirus es un sello distintivo de su enfoque.

Es el único país que ha detectado repetidamente rastros del virus en las importaciones de alimentos congelados, y los esfuerzos que incluyen la desinfección de los envases se suman a las demoras en los puertos, donde los contenedores de productos se han estado acumulando. Los consumidores locales están evitando los alimentos extranjeros por temor a la infección, y se prevé que las importaciones de carne de China se reduzcan hasta un 30% este año desde un récord en 2020.

Solo dos muertes desde abril

Los bloqueos de China también se están volviendo más duros, rivalizando con la severidad de las restricciones impuestas a Wuhan hace un año, incluso cuando los niveles de casos palidecen en comparación con otros lugares. China ha reportado solo dos muertes por covid-19 desde abril, y nuevas infecciones en el punto más alto del actual brote de alrededor de 100 por día, en comparación con cientos de miles en los EEUU.

En Tonghua, una ciudad de dos millones de habitantes en la provincia de Jilin, fronteriza con Corea del Norte, a todos los residentes se les ha prohibido salir de sus hogares desde el 21 de enero después de que se detectaran 100 infecciones. Algunos se han quejado en las redes sociales de suministros de alimentos insuficientes después de la orden repentina, lo que provocó una disculpa de los funcionarios locales.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *