PALABRAS DE ARENA. “No miren arriba”

12/01/2022 01:22 p.m.  

Por: Orlando Barros García

La ausencia de la realidad en las vidas de la mayoría de habitantes del mundo, se nos antoja estúpida e irreductiblemente peligrosa para la sobrevivencia planetaria.

Los cambios habidos por razón de los avances tecnológicos y las consabidas consecuencias en cada rincón del planeta azul, pueden ocasionar una quietud y total pasividad ante la inminencia de eventos amenazantes de la vida misma del planeta entero. Eso es lo que plantea la película NO MIREN ARRIBA, a la que se puede acceder   a través de las plataformas digitales de cine como Netflix.

No MIREN ARRIBA, es una producción con todas las características del enlatadito gringo, protagonizada por el actor LEONARDO DE CAPRI, quien encarna a un astrónomo, físico y profesor universitario, que un día en medio de algunas disquisiciones con sus estudiantes, entre ellas, una que está a punto de recibir su doctorado en física, descubren a través de aproximaciones y ayuda tecnológica que un cometa del tamaño del monte Everest viene en dirección a la tierra. Allí comienza el drama que realmente solo viven ellos dos, la estudiante, que es quien descubre lo que se aproxima y lo terrible de ese hecho, y el profesor; los dos hacen todo lo posible por poner en alerta a las autoridades, la comunidad científica, la Nasa, la casa Blanca, y en últimas, siendo esto lo más grave: a todas las personas del mundo, pero nadie, nadie les cree, y son tildados de mentirosos, payasos, ridiculizados hasta la saciedad. La película parece una radiografía de la realidad del mundo actual, metido hasta los tuétanos en la barahúnda de las redes sociales, la virtualidad como única realidad; lo que llaman los filósofos de hoy, entre ellos Byung Chul Han, el mundo de las no cosas. La película no tiene suspenso, el suspenso se evidencia en el filme a través de la angustia y la impotencia de estos dos científicos al enfrentar la ignorancia de la mayoría, la estupidez de unos gobernantes igualmente ignorantes, inescrupulosos y avaros; a quienes lo único que les interesa es su posición política y burocrática, el dinero y el poder, agregado a la total corrupción al interior de todos los estamentos de esa sociedad. En la película se muestra a un general de alto rango en la Nasa, que al recibir a los dos científicos para que hablen con la presidente de los Estados Unidos, les ofrece unos mecatos, pero les dice que tienen un valor: éstos pagan algunos dólares por los comestibles y posteriormente, descubren que los mecatos eran o se ofrecían gratis para los visitantes de la Casa Blanca. Una verdadera burla a todo el sistema – donde la corrupción está en las altas esferas, pero peor aún, en los detalles más mínimos, mostrando lo ruin de la conducta corrupta, y la oscuridad interior, diríamos que maniática de los corruptos.  Lo peor de todo es que cuando se supone que al fin les creen porque sus proyecciones usando principios de la física y la tecnología son reales; como siempre, el poder político aprovecha la coyuntura de unas elecciones para que la misión de la Nasa con la que se salvará presuntamente al planeta y sus habitantes, se le reconozca al partido político de la presidenta, y ésta ni corta ni perezosa organiza  todo un show para lanzar la misión, la misma que al final es abortada debido a que; nuevamente la ambición, el dinero y la economía se imponen. Un seudo científico, dueño de una empresa de tecnología descubre que el cometa está compuesto por litio y una cantidad de minerales que hoy se están acabando en el planeta, debido a que su uso es esencial en la fabricación de tecnología de punta y comercial. Entonces, se les ocurre la brillantes idea de pulverizar al cometa, pero no con misiles nucleares como se había planeado en la misión abortada, sino, con alguna tecnología que no ofrece, para los pares científico ninguna seguridad y probidad. Más, sin embargo, se impone no el criterio científico y la credibilidad que debe ofrecer la ciencia como método para encontrar caminos para saber sobre el funcionamiento de todo lo existentes. Por el contrario – lo que se impone es la avaricia, la posibilidad de enriquecimiento de algunos, y una vez más con discursos que prometen reducir la pobreza y escalar los porcentajes de empleos, hacen que la mayoría de habitantes del planeta opten por no creer en que el cometa llegará y destruirá todo lo existente. Al final, se polariza el mundo entre los que dicen que se debe creer lo que los científicos afirman y tomar las acciones para frenar la colisión, y los que piensan y aprueban la nueva misión. La nueva misión es un fiasco, tal y como la comunidad científica lo esperaba, el cometa se acerca más y colisiona con la tierra ocasionado maremotos y destrucción de todo lo existente. La presidenta de los Estados Unidos y el seudo científico antes de terminar las maniobras de la fracasada misión, se escabullen y entran a una nave que había estado lista para irse del planeta tierra, dejando a sus más cercanos aliados abandonados y al mundo a merced de la hecatombe.

En la película se narra lo que pudiera ocurrir en nuestro planeta. Cada clamor para que les crean de estos dos científicos, se parece mucho al clamor, las denuncias y advertencias de los científicos nuestros, de los ambientalistas, que piden a los Estados contaminadores y causantes del cambio climático y el recalentamiento global cambiar su conducta productora, buscar las energías limpias, pero, además, muestra a esta sociedad del siglo XXI, imbuida en lo que Vargas Llosa a denominado “La Sociedad del Espectáculo”.

Película premonitora, donde una vez más, el arte se adelanta a visionar lo que pudiera venir, y como siempre, la población se muestra ajena, ida, inmersa en los múltiples mundos de ilusión que la sociedad de consumo le ofrece. ¿Será que feneceremos al fin y al cabo inmersos en el mundo de las no cosas, y “La sociedad del espectáculo”? Es posible que así sea ante tanto desdén por la vida y lo tangible.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *